Democraticemos nuestra democracia

No puedo negar que este anuncio me gustó.

Si tú lees, ellos leen. Y es que los niños imitan a sus mayores, imitan lo que ven, es ese proceso de crecimiento, de formación y de socialización que todos hemos de padecer.. o disfrutar.

Y así funcionamos durante una época de nuestra vida en que vemos a nuestros progenitores como el modelo a seguir para sentirnos igual de mayores y de respetados que ellos. Queremos ser como ellos.

Juguetes que imitan la vida adulta y ejemplos de conducta que si los padres descuidan repercutirá inevitablemente en la educación y el comportamiento de sus hijos. ¡Hasta tal punto dependemos de ellos!

Y con 18 años llega la mayoría de edad y con ella muchos derechos de los que anteriormente no podíamos disfrutar. Nos sacamos el carné, chuleamos en las puertas de las discotecas de poder entrar enseñando DNI y entre otras más cosas, podemos votar. Momento que para algunos es una alegría y para otros un fastidio.

Se nos da una potestad que no teníamos, una enorme responsabilidad.  “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, y no es frase baladí por ser cita fílmica y poco rigurosa. El voto es un gran poder yno podemos permitirnos el lujo de no utilizarlo, de olvidar que lo tenemos, de tirarlo a la basura o de chotearse de él.

Lo cierto es que a algunos les seguirá influenciando la presencia de sus padres y actuarán por inercia hereditaria, con 18, con 20 y con 30, simplemente por la comodidad de tener una decisión solventada por la tradición. Es fácil y parece que correcto. Muy pocos se paran a pensar en qué están votando y cual es realmente la opción que mejor se adecúa a su ideología y a sus intereses reales. Supone dedicarle un tiempo y un esfuerzo que no todos estamos dispuestos a sacrificar.

Pero peorde es quien simplemente se dedica a votar a caballo ganador y a quien le interesa particularmente, quien se arrima a un partido como una baza de oportunidades personales, quien clama el voto para un partido como los voceros o los fariseos para que lo vea quien interesa.

La democracia no reside en dos partidos, sea en el país que sea, ni en votar a quien puede dar buena sombra, ni quien vaya previsiblemente a ganar. Tampoco en no pensar y dejarse llevar. Y mucho menos en mirar la papeleta como un derecho tan obvio y habitual que se haga incluso cansino.

Vamos a disfrutar de ese derecho que nuestra débil democracia nos permite, ese derecho que hoy en día parece ser de los pocos distintivos que tiene la democracia española.

Vamos a luchar por él, a votar a quien deseemos con conocimiento de causa. Vamos a luchar  por mejorar esta democracia.

Por que hemos luchado mucho por conseguirla y porque gracias a ella podemos ser plenamente ciudadanos de nuestra nación.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: