Archivo para diciembre 2009

¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

diciembre 26, 2009

Desde este pequeño espacio de Internet os mando a todos mis mejores deseos para estas Navidades.

Disfrutad de estas fiestas y vividlas con toda la intensidad que el nacimiento de Jesús merece!

¡Un beso para todos!

Empresarios, trabajadores y una sola dirección.

diciembre 13, 2009

32.000 personas con dietas y trenes pagados. 32.000 personas entre los que se encuentran, como bien los bautiza Pablo Molina, el procejariado. Todo un espectáculo de fin de semana prenavideño.

El lema de tan gran evento que circulaba ayer por las calles de Madrid no era más que una misteriosa frase en que no existía sujeto alguno, “Que no se aprovechen de la crisis”

¿Qué no se aprovechen de la crisis? ¿Quién?, me pregunto yo, ¿Quién no debemos dejar que se aproveche? ¿A quien no consienten los sindicatos que se aprovechen de la actual situación económica?

Pues señores, la respuesta parece ser, nada más y nada menos, que los empresarios. Acabáramos. Insultante escenificación de un supuesto recuerdo de una lucha de clases propia del siglo XIX en todo su esplendor.

Analicemos la cuestión. Entenderíamos que los sindicatos, en un momento como el actual, se manifestara, por supuesto que lo entendemos.

Porque somos un país que dobla la media de desempleo de la Unión Europea, porque fuimos los reyes de los contratos temporales como se observa en los datos del Banco de España, porque nuestro PIB ha caído en picado, porque se ha permitido que el índice de confianza de los consumidores sea 20 puntos más bajo que la media de la zona euro, porque en 2008 vimos como nuestro superávit se había reducido a la mitad en apenas un año.

Porque nuestro sistema  productivo obsoleto, basado en la construcción, que llegó a ocupar un 39,4% del PIB, y el turismo, no se modificó en tiempos de bonanaza, porque cuando se debió actuar no se hizo nada, porque no se hizo caso a fuentes autorizadas como la OCDE cuando nos avisaban, ya en 2005, que debíamos afrontar reformas estructurales si no queríamos vernos abocados a una crisis como la actual, porque no sirve excusarse en la crisis financiera internacional que lo único que ha hecho es empeorar la grave crisis económica que iba a producirse indudablemente en España.

Porque se ha permitido que España ocupe los puestos de cola en tecnología y en productividad según el Eurostat, porque sufrimos una altísima dependencia tecnológica, de alrededor de un 25% según el Banco de España, porque en este año, de 100 euros que España paga de royalties solo ingresa 19, lo que nos hace comprobar el escaso desarrollo tecnológico, la escasa ayuda e importancia que se da a la investigación, el escaso número de patentes y nuestra necesidad de importar,  porque, a pesar de que actualmente nos estén salvando las exportaciones, somos uno de los países que menos exportamos, representando un lamentable 1,7% de las exportaciones mundiales en 2008, según la OMC, frente a un 9,1% de Alemania, precisamente por las bajas cotas de competitividad que nos sitúan en un ridículo puesto 33 en el ranking mundial.

Porque nuestros resultados en innovación son muy limitados, porque no se ha invertido en I+D+I, que se ha visto reducido este año en un 3,1%, porque no se han dado incentivo alguno para mejorar, para investigar.

Porque se ha permitido destruir progresivamente el tejido industrial, porque se ha obligado a que para nuestros empresarios las deslocalizaciones sean una necesidad, porque la liberalización económica está lejos de los niveles de otros países europeos, porque para poner en marcha una empresa nos cuesta el  triple de tiempo que la media de la OCDE, porque nuestros costes laborales doblan a los de la media de la zona euro, lo que nos resta producitividad y competitividad…

Porque nada se hace para mejorar nuestro sistema educativo y conseguir así que nuestras futuras generaciones pudieran desarrollar sus capacidades en investigación, mejora de la producción, de la competitividad, que lideraran un cambio de sistema productivo español que posicionara a España en un lugar digno y propio de la zona euro.

Porque no debemos dejar que esto vuelva a sucedernos. Porque debemos estar preparados.

Porque no podemos consentir que el desempleo en España roce el 20%.

Porque la media de desempleo de los jóvenes ya es 42,9% y no vemos un futuro mejor en nuestro país…

¿No son suficientes motivos para manifestarse? Yo creo que sí. Pero no precisamente contra los empresarios. Porque es el sector empresarial el que más perjudicado se ha visto con la crisis y con el los empleados, quienes se han visto obligados a realizar esos temidos ERE’s, lo cual no supone un significado precisamente positivo.

Es al sector empresarial al que ha de apoyarse, aportar incentivos, mejoras, grandes cambio. Es el sector empresarial el que ha de fortalecerse para que las cotas de desempleo puedan descender y nuestros gastos en los Presupuestos Generales dejen de representar en unos porcentajes ya olvidados subsidios y ayudas por desempleo.

No queremos ayudas por estar desempleados. Si se quiere luchar por algo, que no sea por una lucha de clases decimonónica, que sea para que todos, porque todos vamos en el mismo equipo, podamos aumentar nuestros índices de innovación, de productividad, de competitividad, de demanda y por tanto, por supuesto, de empleo y mejora de la calidad de vida.

Todos a una. Modifico el lema: Que la crisis sea un motivo de cambio.

Un Ministerio desbordado por asuntos exteriores

diciembre 11, 2009

Como Estado descentralizado, y tan descentralizado, que somos, las competencias en diferentes materias están ampliamente delegadas en las diferentes Comunidades Autónomas. Sin embargo, algunas de estas materias están constitucionalmente concentradas en el Estado central como son las competencias en Asuntos Exteriores.
Podríamos remontarnos hasta 1714, con el reinado de Felipe V, para encontrarnos con la llamada “Secretaría de Estado” que tendría precisamente las competencias relativas a los asuntos exteriores, y a la que ya entonces se le consideraría “la Primera Secretaría”, dada la enorme relevancia de los asuntos que le competen.

Muchos son desde entonces quienes han administrado esta Secretaría llamada actualmente Ministerio de Asuntos Exteriores, líderes unos mejores que otros, tiempos más y menos revueltos, pero a día de hoy, desprestigiado por líder y por gestión.

Miguel Ángel Moratinos, quien encabeza este gran Ministerio, parece estar a años luz de lo que se consideraría propio de esta materia y, si esto es algo que ya veníamos viendo en los añs precedentes, en estos momentos, con los casos acumulados, Moratinos ha dado muestra de su completa incapacidad.

En la puerta del Ministerio de Exteriores la cola de problemas se alarga cada día que pasa y no parece que se les permita el paso para su resolución.
A Moratinos se le acumulan los asuntos a tratar: El atunero Alakrana, los Guardia Civiles y Gibraltar, Aminatu Haidar en Tenerife, los tres cooperantes secuestrados por Al Qaeda en Mauritania… y así una multitud de problemas para los que no se tienen propuestas, respuestas, una línea clara a seguir, un camino…. Simplemente no se sabe qué hacer.

Ninguno de estos son temas baladíes, pero ahora parece que el más urgente a resolver de cara a la opinión pública y porque la vida de una persona está en peligro en nuestro propio territorio, es el de la activista saharaui Haidar.
Ahora, por si fuera poco, los acólitos zapateriles achacan la culpa de la falta de negociación a la Casa Real, la cual ya ha anunciado su predisposición a mediar en estas gestiones.
Sin embargo, el Gobierno afirma que la competencia es suya y que, por tanto, es desde el Ministerio de Asuntos Exteriores desde donde debe gestionarse el asunto. Pero ya han pasado demasiados días y la solución parece no llegar.
Quizá no sea tan insensato dejar que nuestro Jefe de Estado medie y use sus buenas relaciones con el Rey de Marruecos Mohamed VI para que permita el regreso de la activista a El Aaiún, en un momento tan crítico como este, con tres cooperantes secuestrados, posiblemente a manos de fundamentalistas marroquíes.

Esto tiene que solucionarse cuanto antes, sea como sea, no podemos permitir la muerte, aunque voluntaria, de Haidar por haber gestionado este asunto, desde un principio, al permitir que se le trasladara en un avión español a Tenerife,  de una forma lastimosamente deficiente.

Sin embargo, la cuestión de fondo seguirá presente se resuelva del modo que sea. La ONU seguirá redactando resoluciones cuyos proyectos se posponen año tras año, la MINURSO seguirá bloqueada, el referendum a realizar seguirá sin producirse y el Gobierno Español seguirá sin definirse. Y mientras esto sucede, los marroquíes repoblan el Sáhara, toman las zonas prósperas y continúan en pie los muros impenetrables para los saharauis, recluidos en el desierto y en la pobreza e ignorancia más absoluta

Una Constitución digna de orgullo

diciembre 7, 2009

Hoy es lo que corresponde.

Hoy toca hablar de nuestra Constitución. De nuevo nuestra historia cumple años acompañada de nuestra Carta Magna que ha guiado los pasos de nuestra Nación en el último periodo de nuestra vida.

Y debemos estar contentos, satisfechos, orgullosos de nosotros mismos. Me duele escuchar las críticas poco constructivas y débilmente fundadas, o más bien carentes de fundamento, que muchos prodigan contra la propia historia, cultura y sociedad española.

Dejémonos de lamentos que no llevan a ningún sitio, aceptemos nuestros errores, que son muchos, pero fijémonos también en todos los aspectos de nuestra grandiosa historia que deben ser motivo de orgullo para todos. No solo nuestra historia, sino también nuestro actual modo de vida, nuestra propia sociedad y aquello que hemos llegado a construir entre todos.

En esa historia y la propia realidad ha colaborado en una gran medida nuestra Constitución, el motivo de consenso, de concialiación entre todos los españoles, la base sobre la que hemos caminado los últimos años, nos hemos engrandecido, hemos crecido y hemos madurado políticamente.

Por supuesto, no niego el camino que nos quedar por recorrer. No niego que esta grandiosa Constitución que poseemos tiene ciertas lagunas precisamente para conseguir el consenso. No niego que actualmente nuestra Carta Magna está siendo atacada sin que hagamos nada por impedirlo. No niego que ciertos aspectos de nuestro sistema actual se han debilitado e incluso reinterpretado.

Pero me niego a creer que no hayamos avanzado y que nuestro futuro está en este avance.

Como buena periodista, me gusta fijarme en los titulares para ver lo más importante de un artículo. En una Constitución, el primer artículo es siempre el más importante como resumen de la base del sistema del país.

En el primer artículo nuestra Constitución reza:

1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

Lo hemos hecho real. Consolidémoslo.

El debate Universitario… una gran pasión

diciembre 1, 2009

Hoy os quiero hablar de una de mis grandes pasiones, el debate universitario.

Dicho así puede resultar curioso, incluso ridículo o, como se diría hoy en día, friki, pero lo bien cierto es que así es.

El mundo del debate universitario ha completado de una forma única mi vida universitaria, y como a  mi, a muchos otros estudiantes.

Una pregunta, dos semanas de preparación, documentación, argumentación, investigación, un gran trabajo en equipo. Un viaje, un torneo, universitarios de toda España de diferentes universidades enfrentados dialécticamente para defender la postura que por sorteo les corresponde, a favor, en contra. Oratoria, conocimientos, confianza, habilidad, rapidez mental, coordinación con el equipo… todo se combina en esos 45 minutos de duración del debate.

Un enfrentamiento de retórica que dura solamente ese lapso de tiempo. Fuera de esos minutos hay un gran compañerismo y se forjan grades amistades, muchas de ellas de por vida. Conversaciones, comidas, cenas y alojamientos compartido con otros universitarios con inquietudes, con altas aspiraciones, con grandes conocimientos.

Estas dos semanas he podido compartir con estos compañeros debatientes dos torneos. Uno de ellos es el Torneo Pasarela en Madrid. Éste se caracteriza por el límite de participación en los dos últimos cursos de carrera o recién licenciados y por contar como jueces a recursos humanos de grandes empresas como Deloitte, Price Waterhouse Coopers, Indra, Garrigues… Supone una auténtica Pasarela entre el mundo universitario y el laboral. Días de una enorme tensión que tras el debate se deja atrás y se celebra el gran esfuerzo realizado para prepararlo y debatir.

Ayer mismo volvía de otro torneo, esta vez de Barcelona, el Unijés, ¿Es posible cambiar el modelo productivo español en un futuro próximo?

En esta nueva ocasión no fui en calidad de oradora sino de capitana de tres equipos nuevos de mi Universidad, la CEU Cardenal Herrera. Muchísimo tiempo dedicado, he de decir que una mayor dedicación que cualquiera en que hubiera debatido y, al verlos debatir, una tensión muy similar al momento de salir uno mismo al atril.

Una perspectiva muy diferente de ver un Torneo, pero una gratísima y enriquecedora experiencia de la que he aprendido enormemente.

Estoy realmente orgullosa de lo que han llegado a hacer, de haberse querido superar en cada debate y, sobre todo, estoy plenamente satisfecha al ver cómo han disfrutado y las ganas que tienen de volver a debatir.

Este era realmente mi principal objetivo. Conseguir que estos nuevos universitarios tengan la oportunidad de vivir lo que yo aprendí, experimenté, sentí, viví, contagiarles ese entusiasmo que a mi me contagiaron desde el momento en que vi aquel cartel en un pasillo del CEU y todo empezó: “Curso de iniciación al debate universitario, aula Seminario”.

El futuro del debate está asegurado. En Valencia llega en Febrero.