Archivo para octubre 2010

Del tiempo político y el terrorismo

octubre 28, 2010

De ser verdad sería la noticia del año, ¡qué digo! del siglo, pero permitidme mi falta de fe y, como Santo Tomás, hasta no verlo, no creerlo.

Cada vez que se avistan elecciones municipales, la maquinaria se pone en funcionamiento, el mundo abertzale se divide en dos, el bueno forma un nuevo grupo político “presentable” y el malo se piensa dejar eso de las armas por un tiempo, que lo de dejarlo definitivamente siempre cuesta un esfuerzo.

Qué más quisiera que fuera verdad, nada desearia más, pero no podemos confiar en quien ya nos ha traicionado más de una vez y de qué forma.

Entiendo la política y su mundo paralelo, pero siempre he creido que lo más pernicioso en todo esto es el tiempo político que rige y marca cada paso que se da, un tiempo radicalmente diferente de aquel que el resto de los mortales soportamos.

Hace años escuché una frase de James F. Clarke que no olvidé, “un estadista piensa en la próxima generación, un político piensa en las próximas elecciones”. Y a día de hoy en España tenemos el ejemplo perfeco de este axioma.

Las detenciones, los pactos, las negociaciones, las treguas, las vistas gordas, las filtraciones, los chivatazos… Obviamente la totaldad de los partidos han deseado erigirse como los erradicadores del terrorismo en España, como el partido que consiguió terminar con la lacra del terror de ETA.
Pero el cómo y a cambio de qué también es importante.

En los tiempos que corren hay un partido político que necesita urgentemente un golpe de efecto, un valor, un gran mérito que consiga cambiar la percepción de la sociedad y olviden esos detalles de no tener trabajo, sueldo ni pensión con la excepcional e imponente noticia de la supresión etarra. El momento es este.

Reitero que de ser verdad, nada desearía más, pero cuidado con el modo y la contraprestación, mucho cuidado con la herencia que podemos dejar a la generación futura a partir de las consecuencias de nuestras decisiones presentes.

Sea como fuere, también las decisiones tomadas a lo largo del camino tendrán sus consecuencias, esperemos que se incluyan en ellas la intervención de la justicia. Actos como el del chivatazo del bar Faisán, que evitó la detención del entramado financiero de ETA, no pueden quedar impunes, por muy complejas reglas que el tiempo político diga tener.

Anuncios

El chafón del post presupuestario

octubre 20, 2010

Me han chafado el post. Tenía ya preparado el post de hoy con el asunto que hoy se debía tratar, el debate de los presupuestos, que para algo es la ley más importante que se debate cada año.

Sin embargo, desde esta mañana se viene anunciando una gran remodelación del Gobierno para el final agonizante de la legislatura que parece que se confirma desde Moncloa a medida que el día avanza.

Hasta que no se confirme oficial y no oficiosamente como es el caso en estos momentos, no se puede asegurar nada, nombres, cargos, pero ya se ha conseguido poner el foco de la opinión pública en otro lugar.

Hace un par de días veía una ya típica parodia política pidiendo la dimisión de Zapatero y el caso es que después de haber visto tantísimas de estas cancioncillas, bromas, pero también tantas peticiones en forma de abucheos, mensajes en radio, de texto, poca gracia me provocan ya.

Y es que la situación tiene poco de jocoso. El clamor popular del fin de la era Zapatero no es ninguna broma, sobre todo teniendo en cuenta que para que la sociedad española se muestre tan.. hasta las narices, como corroboran además las encuestas, se les ha tocado y el bien el bolsillo y la esperanza en el futuro.

El pasado año pude estar presente en el debate de los presupuestos en el Congreso durante el curso que allí realizamos un pequeño grupo de estudiantes, y recuerdo bien que cuando tuvimos oportunidad de hablar con alguno de los diputados, uno de nosotros le preguntó a cierto diputado del PNV por qué se apoyaban unos presupuestos con los que no se estaba de acuerdo. La respuesta, algo violenta por la lectura entre lineas, fue que no se apoyaban como favor, si no que el PNV entendía que era mucho peor no sacar adelante unos presupuestos tal como estaba la situación.

¿Y esta vez? ¿Tampoco hay contraprestación? Apenas 20 transferencias y demás concesiones que pueden calificarse unas de injustas, otras de insolidarias, otras de absurdas y el resto de provocadoras e imprudentes. Y a cambio, unos presupuestos que no se ajustan a la realidad y por tanto inviables, irreales e irresponsables.

Así que tal como están las cosas, cuando todos pensabamos que este último debate presupuestario sería una especie de moción de censura para el Gobierno, un partido nacionalistas que ni siquiera gobierna decide la pervivencia de un Ejecutivo que agoniza y que con su agonía final arrastra a toda una ciudadanía castigada y hastiada de su gestión.

Sin embargo, con esta colosal, o monstruosa, reforma de Gobierno, pretende hacer un lavado de cara con la salida de unos y la entrada de otros con mejor imagen de momento y la reafirmación del siniestro Rubalcaba.

Aunque lo de la Pajín no se todavía muy bien como calificarlo, ni imagen, ni méritos, ni capacidad para un ministerio como Sanidad que se une, disparatadamente, a Igualdad.

Ni Leire Pajín lo vale, ni Sanidad se merece ese castigo, ni Igualdad debería continuar existiendo.

Del resto ya hablaremos, porque necesitamos un capítulo nuevo.

La extraña mutación de los restaurantes de la costa valenciana

octubre 13, 2010

Día de claroscuros, aunque si nos quedamos aquí, brillan los oscuros.

Día estupendo para los chilenos que rescatan por fin a sus mineros, día estupendo para los valencianos y madrileños, para la economía valenciana y el mundo empresarial con la llegada del AVE que, aunque aún no se haya inaugurado, yendo más despacio de lo que irá y haciendo la mitad del trayecto, era estrictamente necesario que hoy se hiciera el viaje preinaugural del AVE Madrid Valencia.

Pero quedándome en Valencia, me quedo en la playa que es el valor principal de esta mi querida terreta. Y no es que la playa se haya movido de sitio, que la arena haya desaparecido o que el mar quiera ir a Madrid. Ni siquiera es que se haya producido un cambio legislativo que diga que en la costa Valenciana los restaurantes que den al mar tienen demasiadas mesitas y molesten a quienes felizmente pasean por el paseo de la Malvarrosa o de Pinedo. Ni tan siquiera se ha prohibido de pronto el olor a marisco o a paella mientras uno se baña.

Me quedo en la playa valenciana porque hoy se ha terminado el plazo para desmontar las terrazas de los restaurantes de playa. Y hablaba de oscuros porque ha sido un momento realmente triste ver cómo los empleados y dueños de esos restaurantes se veían obligados a cumplir con una ley que, aunque sea de 1989, les ha venido impuesta repentinamente.

Es un tema que me enerva en extremo. Y me enerva porque no le encuentro lógica ni sentido alguno. Veamos, una ley de 1989 que “mejoraba” la del 69 para proteger el espacio marítimo terrestre obligaba a no construir a menos de 100 metros de la costa.

Hasta ahí estamos de acuerdo, nadie disfruta contemplando una mole de edificios a 20 metros del agua.

Pero resulta que en estos momentos, tiempos de crisis en que toda ayuda es poca, en que cada negocio que se mantenga y cada puesto de trabajo es oro, ahora al Gobierno, aburrido como estaba, o quizá alguno de los asesores que sigue manteniendo nuestro presidente que no estaba en la reunión de como resolver una crisis económica, se tropezó con la ley y pensó en Valencia. O quizá en los valencianos. O quizá en Cataluña. O, quien sabe, quizá pensó en la fauna y flora marina.

El caso es que era precisamente ahora cuando, examinando detenidamente unos resutaurantes, repito el término para que no se confundan con chiringuitos playeros, que en el 99 se retiraron de la playa por exigencia de la Generalitat, que están perfectamente emplazados en un amplísimo paseo alejado hasta el punto de exasperar y mosquear al personal bañista que le toca andar 10 minutos por la tórrida arena con las chanclas de protección para alcanzar el agua, y espléndidamente equipados y acondicionados, además de guardar estéticamente una total armonía unos con otros, han tomado decisiones drásticas.

A alguien se le ha cruzado los dichosos restaurantes, o a ese alguien le sentó mal alguna paella que allí degustó, y se ha decidido que las terrazas que estaban, como decía, perfectamente montadas y acondicionadas, les sobran 100 m2. Nada más y nada menos. Los 150m se reducen a 50 porque el total del restaurante no puede ocupar más. No ahondaré en el tema, pero los restaurantes ya han denunciado a Costas porque parece ser que la ley hace referencia en este punto exclusivamente a los restaurantes que se encuentren en la arena.

Sea como fuere, no, no sabemos a quien molestan las sillas en la parte delantera de un enorme paseo, no sabemos a quien molesta que la gente disfrute comiendo un buen arroz con la brisa marina, mirando al mar.

Sin embargo, parece que lo que no molestan son os chiringuitos, y aquí sí utilizo el término chiringuito, y los pescaitos en plena arena de las playas andaluzas, que más molestia y peligro tendrá para el bañista y los pescaitos marinos y desde luego menos estético será a la vista. Tampoco molestan los complejos de la Costa del Sol que buen caudal de dinero (o de efectivo) está portando a las arcas andaluzas.

Negro día para los valencianos y turistas que nos quedamos sin esas magníficas terrazas. Pero sombrío y triste día para los propietarios y sobre todo los empleados que hoy ven disminuir ingresos los unos y perder su trabajo los otros. En buen momento ZP, en buen momento.

22 Mayo, Aguirre VS… Tomás Gómez

octubre 4, 2010

“Gómez gana a Trini y a Zapatero las primarias” Es el titular que he podido leer en El Mundo digital, pero similares titulares podían leerse en el resto de la prensa española.

Y no es de extrañar, todos sabíamos cual sería el titular más destacado en caso de que ganara Gómez, el de la derrota de Zapatero por entrar al ruedo cuando no debía, aunque nadie confiaba seriamente en ello.

Tomás Gómez era un desconocido, al menos para mí ciertamente, lo era, pero osó imponerse al aparato federal del partido, en este caso personificado en el presidente del Gobierno, tras haber trabajado durante estos últimos años como secretario general del PSM y siendo el alcalde más votado de España en el municipio de Parla.

Y tuvimos guerra candidatos durante todo el verano, un tira y afloja que empezaba a cansar a toda España cuando cada día ambos líderes ocupaban, un día más, un día menos, parte de las portadas de los periódicos con apoyos de uno y de otro, ataques entre grupos, argumentos más o menos razonables..

No me parece mal sistema el de las Primarias, tampoco me lo parece el dedazo del PP como es conocido por todos, pero he de decir que no soporto las guerras intestinas que destrozan el partido de forma interna y si, como suele suceder, trasciende a la opinión pública, destrozan también la imagen del Partido.

Así, este verano previo a las elecciones autonómicas y municipales, con los aparatos de los partidos en plena ebullición, teníamos guerra de facciones para rato.

Podría hablar de muchos casos, pero esta noche tengo que hacerlo de nuestros ya entrañables Tomás y Trini, un proceso de primarias que se convirtieron en una lucha entre el aparato federal y el PSM.

Unas primarias no pueden serlo si la dirección del partido se decanta por uno de los candidatos y lo defiende tan a capa y espada que pretenda negarle a otro candidato el derecho de presentar su candidatura,. Si se da este caso, nos situamos en el escenario de otros partidos en que directamente es su presidente quien toma las riendas y escoge con dedo decisor el candidato oportuno. No digo que sea la peor de los caminos, aunque obviamente es poco democrático, pero al menos no se andan con disimulo ni subterfugio alguno para mostrar lo que sucede en realidad

Zapatero, Rubalcaba, Blanco, la cúpula del partido se ponía del lado de Trinidad Jiménez y acusaban a Gómez de ser el candidato de la derecha y de que su único mérito era el de decir no a Zapatero, que no era poco.

Pues bien, quizá precisamente por ello, porque ya son muchos en el PSOE que reniegan del propio presidente, que no se sienten representados por éste y son también muchos quienes no desean que sea el aparato federal quien designe los candidatos a las autonómicas en cada región porque consideran, y es lo propio, que son los militantes del partido en cada comunidad autónoma quienes deben escoger a su representante en el envite electoral.

Así se ha cosechado un gran número de militantes que han alzado su voz y que ni siquiera el reiterado argumento de aquellos sondeos, realizados cuando aún Tomás Gómez era prácticamente un desconocido, que daban un resultado más destacado para Trini frente a Aguirre que el que conseguiría Tomás, han conseguido frenarles.

Por eso, en este caso quiero destacar el desmoronamiento de algo tan funesto para la democracia como es la sondeocracia, tan aclamada en España, que hace primar a quienes son fuertes en unas encuestas que solo representan un estado puntual y sesgado de las cosas y que, aun así, sirven de arma y argumento fuerte frente a otras razones de mayor peso.