Archivo para octubre 2011

Ideas, opiniones sobre el comunicado de ETA. Demasiado en tan poco.

octubre 20, 2011

A veces pienso que el destino realmente existe. Hoy andaba pensando en un tema para escribir en el blog y retomarlo en la medida de lo posible en cuanto volviera a casa.

Pero no me ha dado tiempo, los hechos han sido más rápidos. Primero la muerte de Gadafi, pero no iba a tumbarme el tema. Después ETA. Ahí sí. A las 7 en Twitter leía la noticia del comunicado que a estas horas todos conocemos.

Desde ese momento he sentido la necesidad de tomar el teclado y escribir este post, antes de escuchar tertulias y demás opiniones, solamente vertiendo mis ideas, mi humilde punto de vista y, especialmente y de algún modo egoístamente, dejar fluir mis pensamientos.

ETA anuncia el cese definitivo de su actividad armada, lo que en una primera lectura puede suponer una alegría infinita. Se veía venir, eso estaba claro, esperábamos un comunicado de este tipo tras la llamada “Conferencia de Paz” en San Sebastián y no se ha hecho esperar.

Así que ahí van mis consideraciones.

En primer lugar, al leer de nuevo la noticia del comunicado, me viene a la mente una idea que intento rechazar, pero lo cierto es que “un cese de su actividad armada” me recuerda a la última “tregua definitiva”. Al fin y al cabo, ¿Qué diferencia hay entre una y otra? Ambas suponen un cese de la actividad terrorista como tal, pero de ninguna de ellas se deriva una disolución de la banda, es decir, ni en aquella ni en esta se anuncia el final real de ETA.

En segundo lugar, el emplazamiento a los gobiernos francés y español a entablar un “diálogo directo” para solucionar “las consecuencias del conflicto”. Y esto, en efecto, sí que nos suena demasiado. Aquella conferencia de la que hablaba, celebrada hace apenas tres días, suponía que ETA se erigía en protagonista y, sin ninguna duda, en el director de la estrategia a seguir a partir de ese momento. ETA marcaría ahora la hoja de ruta y sería ella quien establecería como va a “terminarse” este “conflicto”. Un conflicto que jamás ha sido tal. El PSE no tuvo problemas en acudir a esta conferencia. El PP consideró que se trataba de una absoluta pantomima y no iba a ser partícipe de un escenario teatral que de forma directa legitimaba a ETA como un actor que debía ser considerado, como un actor parte de un “conflicto” entre dos partes. Sin considerar a ETA una banda terrorista con la que se debe terminar mediante el Estado de derecho.

Diálogo. Queda poco más de un mes para las elecciones generales. ¿Será Zapatero con quien negocie? Lo dudo. El Gobierno actual es ya un gobierno en funciones, no tendría sentido. El mensaje va dirigido al próximo gobierno que, si nada lo impide, será presidido por Mariano Rajoy.

De momento, si realmente sigue todo así, Zapatero podría pasar a la historia como el Presidente que terminó con ETA. Que tendría guasa la cosa. Pero deberá ser Rajoy quien recoja el guante y no me atrevería a aventurar gran cosa. Sin embargo, precisamente por la incertidumbre que me provoca esa prudencia, me pregunto si, en el caso de negarse a negociar sin que se entreguen las armas previamente, qué pasaría. ¿Terminaría de nuevo la “tregua” o “cese” definitivo de la actividad armada?

Por otra parte, creo que no podemos olvidar la debilidad actual de la banda terrorista. ETA está realmente minada y las detenciones han sido constantes estos últimos años. Apenas quedan efectivos y éstos son jóvenes y cuentan con pocos medios.

Este hecho, por un parte me hace pensar que quizá realmente no les es posible continuar con la actividad armada y lo que ha sucedido ha sido una pantomima más para que el discurso lo dirijan ellos, que el relato del final de ETA esté en sus manos y no haya un titular en que se pueda leer que España terminó con la banda. Que no haya ese “vencedores y vencidos” del que tanto hemos oído hablar.

Sin embargo, yo creo que el relato debe estar en nuestras manos. En las manos del Estado de Derecho, en las manos de los demócratas, en las manos de las víctimas, directas e indirectas. Considero que sí debe haber vencedores y vencidos porque no hay conflicto alguno, sino una banda terrorista que ha causado demasiado dolor y contra la que se puede y se debe luchar. Y precisamente ahora, cuando más débil está, quizá debiera ser el momento. Pero supongo que me faltan demasiados datos para considerar qué estrategia puede ser la más adecuada para conseguir este objetivo tan anhelado.

Sea como fuere, a pesar de que el brazo armado esté ya agotado, el brazo político continúa su andadura. Bildu consiguió entrar, y por la puerta grande, en el espectro político vasco en las últimas municipales hace apenas unos meses. Con Amaiur, se preveía que podrían conseguir varios escaños en el Congreso español, o incluso formar grupo propio. Ahora ya es un hecho.

Si algo legitimaba a Bildu era esa esperanza de dar el definitivo cauce democrático a ETA y terminar con el terrorismo. Era ese mensaje de confianza el que muchos consideraron para votar. Hoy, tras este comunicado, Bildu, Amaiur, queda totalmente legitimado y por tanto, sin ninguna duda, gozará de mayor respaldo que obtuvo al “cumplir” de algún modo la esperanza que transmitía su mensaje.

Con Amaiur se irán muchos votos nacionalistas. La duda es inevitable, ¿conseguirá más escaños que el PNV? Ese escenario podría ser posible, y entonces ambos se estarían jugando la hegemonía del nacionalismo vasco. El panorama es complejo, aunque sea de un modo u otro, lo cierto es que no me resulta en ningún modo atractivo contar con tanto nacionalista vasco en el Congreso, aunque eso, como siempre, es otro tema más amplio.

Tiempo al tiempo. Será quien diga qué sucederá finalmente con ETA, si realmente Bildu supuso un partido nacionalista más, plenamente democrático y legitimado por tanto, y qué papel jugaron el Gobierno, la oposición y el resto de partidos.