Posted tagged ‘Cuba’

Paseos cubanos…

abril 28, 2010

Y tras los posts de reflexiones filosó-psicologicas, paso a comentar nuevas historias, aunque de nuevo suponga aún esa curva de inflexión hasta llegar a la actualidad de nuestra querida España de la que tanto tenemos que comentar.

Y digo que aún será de inflexión porque hace apenas una semana que volví de un gran viaje a Cuba, y tras varios días en la Habana, de paseos y de conversaciones realmente interesante con gente de lo más pintoresca o de lo más habitual en este país en otros casos, no puedo dejar pasar la oportunidad de comentar en este blog lo visto y aprendido.

Por mucho que estudie Ciencias Políticas, que estudiemos la historia cubana y su sistema político y social, nunca es todo tan real y clarificador como cuando uno lo vive en primera persona.

Es complejo, realmente complejo. Y difícil hacer predicciones sobre el futuro de Cuba y de los cubanos.

La Habana es una ciudad con encanto, con un “algo” especial, que, ciertamente, hace cincuenta años debió ser una auténtica preciosidad. Los edificios seguían conservando ese gran estilo colonial, con grandes columnas, preciosos balcones, virguerías en las fachadas. Pero hoy, esas mismas casas se mantienen en pie y se caen a trozos, conservando ese aire señorial en su fondo, resistíendose a perderlo a pesar del paso del tiempo que, sin embargo, no tiene piedad alguna y la pintura, las finuras, se pierden y todo adquiere un tono muy característico de Cuba. Una grandiosidad que se resiste al cambio, manteniéndose en el pasado, con un aire caduco con miedo al tiempo.

Las viviendas, ¿para que gastar en su mantenimiento? Si no te pertenece, nunca lo hará de hecho, no la podrás vender nunca por que no es de tu propiedad. Y así continuamos. Así con todo.

La dejadez, una desidia poco festiva como es propia en estos países latinos desluce algo la magia habanera. Poco merece la pena el esfuerzo personal, los estudios, los retos, el trabajo bien hecho.

Uno ya puede sacarse una carrera de, por ejemplo, como es uno de los casos que escuché, psicología. Eso no te libra de recurrir a las más diversas estratagemas para llevar una vida digna, porque el suelo medio que consiguirás rondará los 200 pesos cubanos, aproximadamente unos 12 dólares.

Peso cubano, una moneda que convive con el peso cubano convertible que es el que nosotros, los turistas llevábamos en el bolsillo y que equivalía poco más de un euro. Con el primero se podían comprar víveres, productos muy básicos, medicamentos extremadamente básicos y muy baratos en las farmacias para los cubanos. Con el segundo, la diferencia básica era el valor y con él puede comprarse cualquier cosa que se necesite, ropa, gafas, medicinas… Hay que ir con cuidado de no confundir uno con otro, porque con 3 pesos cubanos, lo más que puede hacer un turista es guardárselo de recuerdo.

Cierto, salud y educación garantizadas, pero qué salud y qué educación.

En los colegios nos pedían a los turistas material, los viandantes cubanos nos pedían medicinas, productos del baño y los niños sonreían cuando se les daba un bolígrafo.

Sí, la Habana me gustó, pero lo cierto es que dió para muchas reflexiones sobre un sistema que ya está obsoleto y que, a día de hoy no se mantiene ni puede justificarse.

¿Cual será el futuro? No lo se. Sobre el papel hay varias teorías y la deseable es el cambio paulatino, que la apertura económica que ya se está produciendo se consolide, que la democracia se establezca, que no haya miedo a hablar, que el principio de la libertad y la meritocracia y la cultura del esfuerzo se vean compensados.

Los tres días en Varadero los dejo para una charla mojito en mano.