Posted tagged ‘debate’

Cara a cara Rubalcaba VS Rajoy o viceversa.

noviembre 8, 2011

Que sí, que sí; que no, que no; que sí hombre, que yo lo creo así; que no, que eso son insidias

Y este podría ser el resumen del debate a grandes rasgos. Había depositado demasiadas expectativas en este cara a cara, a pesar de que todos dijeran que no iba a haber nada nuevo, y debí hacerles caso.

Rubalcaba no tenía nada que perder, Rajoy era quien más se jugaba y, para él, el pasar desapercibido, el que el debate pasara sin pena ni gloria como así ha sido, era un triunfo.

La estrategia de Rajoy es la misma que ha usado en el debate, no hablar demasiado, no revelar datos de más, no meterse en líos hablando claro. La de Rubalcaba, como bien ha dicho al final del debate, es la de movilizar a su electorado, que no se queden en casa; es la única forma que tiene de que la catástrofe socialista no sea tan grave como se vaticina.

Así que nos hemos encontrado con un debate que representa bien esta campaña, de perfil bajo, sin estridencias, algo soso, sin novedades.

Sin embargo, ha habido espacio para algunas “sorpresas”.  El bloque económico, el que a Rajoy más le beneficiaba, no le ha sabido sacar todo  su jugo, no lo ha utilizado de forma suficiente, ha dejado que la idea que repetía una y otra vez Rubalcaba de “yo creo que usted va a bajar las prestaciones por desempleo; yo creo que usted va a hacer tales recortes”, aunque era muy poco válido como argumento, quedara en el recuerdo final del bloque. Rajoy podía haber sido mucho más incisivo en el hecho de que Rubalcaba ha pertenecido al Gobierno que ha llevado a España a la situación en la que nos encontramos, el Gobierno de los recortes, de las medidas contradictorias, de los vaivenes.

¿Por qué no hizo Rubalcaba las propuestas que ahora anuncia como la panacea para salir de la crisis? ¿Es que no le dejaban hacer propuestas en el Consejo de Ministros?

El bloque de los derechos sociales, sin embargo, le beneficiaba a Rubalcaba y esta vez ha sido él quien no ha sabido aprovecharlo.

De nuevo se ha comportado como un periodista que entrevista a un Rajoy próximo presidente sobre las medidas que aplicará. Ni si quiera ha mencionado apenas la educación, su tema estrella. A lo que dijera Rajoy , Rubalcaba respondía con el tema que se había marcado, el de la sanidad. Mientras en el bloque económico la pregunta se centraba en las prestaciones por desempleo, en este bloque la pregunta era acerca de la financiación sanitaria.

La estrategia de Rubalcaba era clara, intentar presionar a Rajoy para que “desvelara” su programa electoral, las medidas que iba a realizar, ya que, para el PSOE, lo importante esta vez es movilizar a su electorado mediante la idea de que “ahora estamos mal, pero si viene la derecha estaremos peor porque además recortarán los derechos sociales”.

Sin embargo, creo que esta idea, después de los años del PP en el Gobierno, no son tan válidos. En el imaginario social se percibe al PP como un mejor gestor y el partido referente en economía, que es, aunque Rubalcaba se empeñara en afirmar que “la sanidad y la educación es lo que les importa a los españoles”, la segunda principal preocupación de los españoles por detrás del paro.

El tercer problema para la ciudadanía son, por cierto, los partidos políticos, especialmente la poca credibilidad que con los temas de corrupción actuales ofrecen. De ello no se ha hablado en absoluto. Ni Gurtel, ni Campeón, ni ERE`s andaluces, nada. No se si antes del debate se han tomado un cafetito y tras hablar del tiempo han comentado de lo que sería mejor no hablar; ni a uno ni al otro le beneficiaba.

Lo que sí ha mencionado Rubalcaba, y me sorprende que lo haya hecho, ha sido a ETA en el bloque final. Sin embargo, ambos han estado bien, y ahí ha bajado la intensidad del debate, al coincidir en el ofrecimiento a la colaboración en la lucha antiterrorista sea quien sea el ganador de las elecciones y el puesto que ostenten finalmente.

Y como dicen que todo final de debate es crucial en la imagen que nos creamos del mismo, diré sobre las conclusiones que la de Rajoy ha estado muy bien, muy centrada, un mensaje claro… pero leído, muy poco natural. Sin embargo, el de Rubalcaba ha sido fresco, aparentemente espontáneo, con su mensaje estrella movilizador… pero con un pestañeo incansable que hacía que se le prestara una atención excesiva inevitablemente a ese tic, no se le conseguía ver los ojos.

Algo de forma, a ambos se les ha visto relativamente tranquilos, Rajoy  leyendo demasiado pero con un debate muy bien preparado. Esta vez, menos mal, sin gráficas. Gráficas que le han jugado una mala pasada a Rubalcaba que le ha entrado la ansiedad de mostrar una de las suyas (es típico, ya que la tengo…) teniendo dos segundos para mostrarla. Otros problemas, la interpelación de Rubalcaba a Rajoy en el último minuto de su conclusión en el segundo bloque. Resulta muy poco respetuoso. Incluso la insistencia de en sus interrupciones resultaban al final algo molestas. Sobre las “confusiones” de Rajoy al nombrar a Rubalcaba como “Rodriguez…” no diré nada, tengo mis dudas sobre si era una estrategia para expresar que “ambos son lo mismo” o eran realmente, pues eso, lapsus.

¿Quién ha ganado? No me mojaré. En los medios ya salen sondeos con un claro ganador, Rajoy. No sé si eran las expectativas o si realmente lo ha ganado, lo bien cierto es que si la ciudadanía se ha quedado con esa imagen, Rajoy es el mayor triunfador de esta noche.

Puede irse a dormir tranquilo. A partir de ahora, a seguir;  con el perfil bajo y sin armar ruido.

Y entonces, todo irá bien.

El siempre esperado debate del estado de la Nación

julio 15, 2010

Mañana tendremos tiempo de escuchar y leer opiniones y análisis profundos y profusos de lo que ha sido el Debate del estado de la Nación que suele seguir con mucho interés, a pesar de que este pueda decaer por el sopor que algunos puedan producir en sus intervenciones.

Primero he de disculparme ante aquellos que me requerían por abandonar mi querido blog durante más tiempo que nunca. Además de excusarme en mis exámenes y en diversos asuntos que copaban mi cabeza, también diré, como dice un gran amigo, que el microblogging está comiendo terreno al “tradicional” (si es que puede definirse así) blog, y en mi caso, twitter está produciéndome una adicción difícil de predecir cuando me hice la cuenta.

Así que los gritos de los logros de nuestra Selección, los comentarios de la sentencia del Estatut y mis más que diversas opiniones sobre el debate de hoy, las he ido vertiendo en este espacio de 150 caracteres, todo un reto para quien le cuesta escribir menos de 4 líneas para decir cualquier cosa.

Sin embargo, me parecía aberrante no plasmar en este blog un triunfo como el español, aunque haya sido en terreno futbolístico (sin dejar otros deportes de lado en que somos grandes líderes), un éxito que ya ha hecho historia y que todos los que hemos tenido la suerte de vivirlo, lo recordaremos siempre, sin duda alguna.

Mi bandera sigue todavía ondeando en mi balcón, aunque lo cierto es que no se cuanto tiempo debería ser el adecuado para esperar a quitarla. Igual se me olvida.. Sea como sea, hemos tenido el gustazo de ver banderas, pinturas, bufandas, camisetas y demás artilugios y merchandasing español por doquier, con gran preferencia por los sombreros de paja rojigualdos. Durará lo que dure la euforia, e incluso ni eso, porque parece que los símbolos no eran de la Nación, sino meramente futbolísticos, como escuchaba en televisión comentaristas creadores de frases como “la bandera de la selección”. Sin comentario alguno al respecto. Así vamos.

De la sentencia del Estatut, creo que haré una mención especial a ello en un post diferente, porque estoy convencida de que dará mucho que en cuatro años no se ha agotado el tema en cuestión.

Así que os dejo con el tema de hoy, que no ha sido ni más ni menos que el debate del estado de la Nación, de esa Nación única e indisoluble que algunos están empecinados en resquebrajar.

Qué decir que no podáis leer mañana. Solo un detalle sintomático. Ved la portada de El País de mañana Jueves 15 de Julio. La verdad es que no comprendo la elección de esta portada con el que debería ser tema de la semana en segundo plano por debajo, no de una catástrofe natural, no de una detención masiva a ETA, no.. por detrás del Festival de Benicasim… Lo que decía, incomprensible.

Creo que ni siquiera lo es habiendo pedido Zapatero del modo clamoroso y sonrojante como lo ha hecho.

Muchos dirán, y estaría de acuerdo con ellos, en que a Rajoy le falta forma, personalmente diría que le ha faltado comunicar en los gestos y en el tono, en el escaso énfasis que le pone a las idea-fuerza, a aquello que teóricamente es lo más relevante en su discurso. Peca de esto, cierto, pero, y a pesar de que el primer discurso me ha resultado algo vago y vacío de contenido, la réplica ha sido especialmente buena, magnífica e atrevería a decir. Con datos sobre la mesa Rajoy le ha demostrado a Zapatero sus vaivenes y falacias, sus mentiras y su ineptitud para cumplir promesas, todo aquello que pone de relieve y justifica la enorme falta de credibilidad que está sufriendo Zapatero con lo que ello conlleva.

Porque no es solo la credibilidad que pueda o no evocar este sujeto en el Congreso. Es que la confianza que produzca el Presidente del Gobierno se traduce tanto en el interior del país como en el exterior, y la falta de confianza solo puede provocar problemas como los que ya está causando.

Como decía, gran intervención de Rajoy en que de nuevo, como lo volvería hacer en la segunda réplica, interpeló a Zapatero proponiéndole como la mejor medida a llevar a cabo para la mejora de la situación española que disolviera el Parlamento y convocara elecciones.

Pero a nuestro querido residente monclovita poco le importan las palabras de la oposición y de la misma manera que le recriminaba como suele hacer, no aportar ideas y alternativas, retaba a Rajoy a realizar una moción de censura.

En mi humilde opinión, la aprobación o no de los próximos presupuestos será una “moción” para Zapatero, ya que tendrá que poner en marcha toda la maquinaria de pactos y negociaciones para poder sacarlos adelante, y visto como está el panorama político, no se quien le conviene más y si estará dispuesto a ello.

De Duran i Lleida ni mentarlo, entre él y Zapatero en sus réplicas han malgastado un enorme tiempo precioso del debate para lanzarse recriminaciones en torno a la sentencia del Estatut. El uno afirmando que PSOE tiene la culpa de los recortes en el autogobierno y el otro respondiendo con el recuerdo de su apoyo al un articulado manifiestamente inconstitucional e insolidario sin pudor ninguno.

Vivir para ver.

Erkoreka, en mi opinión, ha sido el mejor orador, aunque su dircurso rezumara rencor y resentimiento por todos los poros al reprochar al jefe del Ejecutivo su estrategia de negociaciones con unos y con otros según el viento sople olvidándose de quienes en su momento le respaldaron.

Pero señor Erkoreka, usted mejor que nadie debería saber como son estas cosas, como decía Zapatero con los brazos en cruz, estaría encantado de tener un apoyo estable, pero no hay suficiente profundidad en nuestro amor, por tanto, no es cuestión de querer llevar esta estrategia, es necesidad.